La romería de María Auxiliadora de este año 2019 ha contado con una propuesta de actividades muy diversa, gracias a la participación de un gran grupo de voluntarios que convirtió la jornada en festiva, familiar y lúdica.

En la plaza de la iglesia contamos con la carpa que preparó la Asociación de María Auxiliadora, presentado y ofreciendo una gran variedad de objetos de recuerdos de la Virgen. ADMA tiene un puesto destacado en la celebración de la romería, y de forma especial cuidan todos los detalles para que la fiesta tenga sabor salesiano y familiar.

Una segunda carpa albergó al grupo de alumnos del equipo de solidaridad, y que están trabajando en el colegio con mucho empeño y dedicación en favor de las misiones. Durante más de dos horas ofrecieron a los asistentes la posibilidad de adquirir un boleto de la tómbola benéfica, que ofrecía importantes y sabrosos regalos: un jamón, un ordenador y una televisión, entre los más llamativos. El grupo de alumnos también supo dar respuesta a los más pequeños de las familias con una oferta de juegos.

La celebración de la eucaristía empezó a las 13:00 h presidida por el director de la casa, Paco Vázquez, y ambientada en las moniciones y oraciones por diversos miembros de ADMA. El director habló en la homilía de nuestras raíces marianas, la necesidad de atender a los jóvenes y una llamada especial para que nuestras obras puedan llegar a otros rincones del mundo que vivimos para hacer un poco más llevadera la vida de otras personas.

Llegada la hora de la comida, a las 14:30, un grupo de familias y salesianos prepararon sus mesas en la pinada y se quedaron a comer en este día soleado y atractivo, ideal para estar juntos al aire libre y compartir estos momentos con calma y en amena conversación.

Y la jornada de la romería en salesianos El Campello llegaba a su fin. A las 18:00 horas se iniciaba el regreso de la romería hasta la parroquia santa Teresa, posterior procesión por las calles del centro de El Campello hasta llegar a la casa de la familia de Pilar, actual presidenta de ADMA, que había sido agraciada en el sorteo realizado el pasado 5 de mayo en la Casa de Cultura. La calle de la vivienda de Pilar había sido previamente decorada y adornada con motivos vegetales e imágenes de María Auxiliadora en ventanas, arboleda y balcones. Cientos de personas se congregaron para entronizar a la Virgen en el domicilio, y los aplausos llegaron a prolongarse en el momento en el que María Auxiliadora se asomó por el balcón de un séptimo piso para saludar, teniendo como respuesta emotivos gritos de ¡viva María Auxiliadora!

Terminadas las fiestas de este año, le seguimos pidiendo a nuestra Madre Auxiliadora su protección, que cuide y auxilie a todas las familias.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies