(ANS – Barcelona, 11 de julio de 2019. Noticias del Mundo Salesiano)  Para muchos jóvenes la experiencia del voluntariado marca profundamente la vida. Algunos han decidido su opción de vida como sacerdotes viendo el trabajo inmenso que se debe hacer en beneficio de los más pobres. Otros cambian sus modos de vivir y su visión del mundo. Es indudable que la experiencia del voluntariado cambia radicalmente la vida. Durante este mes de julio un grupo de voluntarios de las ONG: “Solidaridad Don Bosco”, “VOLS” y “Jóvenes y Desarrollo”, iniciaron su viaje para vivir una experiencia de solidaridad y aprendizaje en diferentes lugares del mundo.

“El voluntariado como expresión operativa de una actitud interior de servicio y de solidaridad”, explica el documento de la Congregación Salesiana. Pero cabe remarcar que “voluntariado salesiano no se limita solo a los jóvenes cristianos practicantes, sino que se abre a las personas de buena voluntad, tanto bautizadas no practicantes, como de otras religiones que, en un espíritu de apertura hacia personas y culturas quieren crear un mundo nuevo por medio de la acción social, compartiendo el ideal salesiano y su método”.

Los Salesianos de España han desarrollado el Voluntariado Salesiano y en estos meses muchos jóvenes parten para diversos lugares del mundo.

Miguel Peinado fue el primero en partir desde Barcelona hasta Sierra Leona el pasado 21 de junio, concretamente a Lungi. En este lugar estuvo trabajando como voluntarios y misioneros una pareja que finaliza la experiencia en el julio y regresarán después de largo servicio de voluntariado.

“Si alguna inseguridad aterrizó conmigo en Sierra Leona, se desvaneció al día siguiente cuando salí de mi habitación y me recibió Father Larry con un abrazo, preámbulo de la cariñosa acogida que me ofrecería el resto de la comunidad. Los últimos flecos del miedo a no encajar con los niños quedaron en nada el mismo primer día por la tarde al salir con el Mar y Alberto hacia el Oratorio, porque a cada paso se nos añadía un nuevo grupo de niños que directamente nos cogían las manos y no paraban de preguntar en “Krio” por el nuevo “O’poto” (hombre blanco) o “Udat na yu padi” (¿Quién es tu amigo?). Es imposible no sentirse bien porque son ellos los que te dan la bienvenida”, explica Miguel.

El sábado 29 de junio salían en la mañana desde Barcelona, Valencia y Sevilla un total de 8 jóvenes y 3 acompañantes para vivir la experiencia del “Campo de Trabajo” en Tánger en Marruecos, en el Hogar Lerchundi.

“Estoy con muchas ganas de conocer la nueva realidad, pasarlo bien, disfrutar, conocer gente, descubrir y crecer como persona”, nos revela Anna Puigbó

En las próximas varias personas más viajarán como Voluntarios a Guinea Conakry, Perú y Camboya. “El servicio de los voluntarios alcanza su plenitud cuando su acción está explícitamente motivada e inspirada por la opción cristiana y por el testimonio de la caridad”.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies