Queridos Amigos:

Somos una familia. Así nos ha querido Don Bosco, Padre y Maestro de la Juventud. Entramos en un año nuevo, unimos fuerzas y energías, creatividad y generosidad para festejar y celebrar la Fiesta del Padre, aquel que nos repite una y otra vez que la educación es cosa del corazón. Nos ilusiona, alienta y compromete a unirnos todos, como familia o Comunidad Educativa, a apostar por lo mejor que Dios ha puesto en el corazón de todos y cada uno de vosotros: alumnos de nuestro Colegio, niños y jóvenes del Oratorio-Centro Juvenil, grupos parroquiales, asociaciones y Familia Salesiana toda.

Estamos embarcados en un Proyecto que es Educativo y Pastoral. Un cuadro de referencia que nos ilumina como carta de navegación y hoja de ruta. En esta familia, lo importante son los hijos, como en todas las familias. “Por vosotros estudio, por vosotros trabajo, por vosotros estoy dispuesto a dar la vida”. Son palabras de don Bosco que marcan nuestro quehacer de cada día.

La clave y razón de nuestra presencia salesiana está en la educación y promoción de todos. No somos un Instituto ni una Academia, ni ONG, ni institución de asuntos sociales, somos una presencia de Iglesia, todos reunidos en torno al Evangelio de la alegría que nos empeñamos en hacer realidad en el mundo y sociedad que nos ha tocado vivir.

Que este mes de enero que acabamos de comenzar -académicamente hablando-, nos ayude a conocernos, valorarnos, unirnos y trabajar juntos en ese Proyecto común. Ponga cada cual lo mejor de sí mismo para construir la familia que formamos y que hay que alimentar y robustecer con el trabajo, la entrega y generosidad de todos y cada uno.

Francisco Vázquez. Director.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies